Hiperinsulinismo , sindrome metabolico

Encontre este articulo extremadamente interesante y deseo compartirlo con nuestros estimados suscriptores: Dr. Ludwig Johnson Médico Especialista en Bariatría

Una amiga me dijo que me hiciera el examen de insulina y me salió elevada.

¿Qué es eso?

Se llama hiperinsulinismo.

Es una condición que hace que tu cuerpo engorde tres tequeños cuando te comes uno, pero que es reversible. La insulina, además de controlar el azúcar, forma grasa. Para decirlo de manera sencilla: si tienes la insulina elevada, estás engordando.

Pero, ¿por qué tengo la insulina elevada?

Porque tus receptores musculares de insulina no la “leen”.

Veamos: Cuando comemos, el azúcar sube, lo que significa que en la sangre hay glucosa mayor a 110mg/dl y que el cuerpo intentará bajarla “metiéndola” en las células con la insulina (llave).

Si los receptores de insulina (las “cerraduras” de las células) no la “leen” (insulinoresistencia), las puertas no abren y el azúcar no entra, lo que obliga al páncreas a producir más insulina (hiperinsulinismo) para “meterlo a la fuerza”.

En este proceso, mucho del azúcar es desviado hacia las células de grasa (aumentando la obesidad) y no al almacenamiento de la energía.

¿Quiere decir que mi páncreas es el problema?

Todo lo contrario. Tu páncreas es capaz de producir más insulina y por eso no tienes diabetes. El problema está en los receptores de insulina que no funcionan del todo bien (insulinoresistencia) y que “obligan” al páncreas a producir el excedente de hormona que lamentablemente termina por estimular el crecimiento de las células grasas y por ende engordando

.¿Insulinorresistencia? Nunca lo había escuchado.

Es una condición hereditaria muy antigua, desde las épocas en las que no existía la abundancia y disponibilidad de los alimentos que hoy tenemos, por lo que teníamos que contar con la capacidad de almacenar la energía fácilmente a partir de semillas, vegetales, carnes y frutas (que generalmente sólo se daban en una época del año) para así poder atravesar los momentos de hambruna y escasez de manera exitosa. El impacto de la insulinorresistencia en la salud actual ha sido recientemente reconocido. Se piensa que hasta el 25% de la población mundial la tiene y en conjunto con los azúcares y las harinas refinadas que estamos consumiendo, son el primer paso para que una serie de alteraciones metabólicas ocurran y con el tiempo ciertas enfermedades y condiciones se lleguen a desarrollar

¿Cuáles?

Diabetes, obesidad, hipertensión, síndrome de ovario poliquístico, síndrome de fatiga crónica, colesterol y triglicéridos elevados, coágulos sanguíneos… Todos, consecuencia de la insulina elevada por insulinorresistencia. Hace tiempo se pensaba que las células de los músculos y el hígado eran las únicas con receptores de insulina, no obstante, hoy sabemos que son muchos los órganos que se afectan cuando la insulina está elevada. Las arterias, los ovarios, las células de grasa y el sistema nervioso central, son ejemplos que explican la hipertensión, el síndrome de ovario poliquístico, la obesidad y el “hambre por los carbohidratos”, respectivamente. Permíteme una analogía: Imagina una persona que comienza a perder la audición frente al televisor y que la sustituye aumentando el volumen. No se percata de la falla. El problema está con las otras personas del cuarto que escuchan perfectamente y que se aturden con el volumen tan alto. En este sentido, el exceso de insulina es el aumento de volumen y las alteraciones en el organismo son las personas aturdidas.

¿Quiere decir que voy a tener diabetes?

Es verdad que las personas con insulinoresistencia tienen más posibilidad de desarrollar diabetes que la población en general, pero con la pérdida de peso (por el resto de la vida) y agregando suplementos a la dieta, se puede frenar su evolución e incluso hasta revertir.

Lo primero que debes hacer es acudir a tu médico para que te oriente con la alimentación y cualquier medicamento que considere pertinente.

Por lo pronto, evitar las harinas blancas y los dulces es obligatorio. Veinte minutos de caminata diaria, además de la ingesta de cromo, magnesio, vitamina E, ácido alfa lipóico y ácidos grasos omega 3, han resultado de gran ayuda en muchas personas que han revertido el proceso. Recuerda que el juego se gana adelgazando y permaneciendo así toda la vida. Mi papá sufre de tensión arterial alta y tiene sobrepeso. A él no le gustan los médicos, pero siempre se hace su examen de sangre y el azúcar le sale bien.

¿Debería hacerse la prueba de insulina? ¡Por supuesto!

La tensión arterial, el colesterol y los triglicéridos elevados, además de la grasa acumulada alrededor de la cintura, son las señales que nos orientan hacia un posible hiperinsulinismo.

Es lo que a finales de los 80 se llamó Síndrome X (Dr. Reaven) y que luego se denominó Síndrome Metabólico (también cardiometabólico o plurimetabólico).

El problema con “el examen de sangre”, es que generalmente no incluye la insulina basal. Es corriente escuchar de nuestros familiares con sobrepeso que “todo me salió bien”…, apenas el colesterol un poquitico elevado y algo los triglicéridos, pero del resto, estoy como un muchacho de quince”, cuando en realidad llevan consigo un número mucho más importante que desconocen.

El síndrome metabólico requiere tratamiento.

¿Y como puedo saber si mi papá lo tiene?

Llévalo al medico. El doctor le examinará la tensión arterial, los triglicéridos, el colesterol HDL, la insulina basal, la glucosa basal, el fibrinógeno plasmático, la circunferencia abdominal y la presencia de proteínas en la orina. Si tu papá tiene 3 ó más de los valores anteriores alterados, tiene Síndrome Metabólico. Requerirá de los medicamentos que le sean indicados. Por lo pronto sólo me queda felicitarte por tener la iniciativa de consultar. Antes de despedirme quisiera pedirte que te conviertas en ejemplo de éxito para tus familiares y amigos. Vencer la insulinoresistencia no es fácil, tendrás días lluviosos, tristes y apagados, sola y con la menstruación, en los que sentirás la imperiosa necesidad de comer harinas o dulces. Ten presente el motivo por el que los quieres evitar. Cada kilo que te quitas te acerca a la victoria. ¡Tú puedes cambiar el futuro!

¿Qué comer? Una ensalada para levantar el ánimo, la energía y la belleza

Los ingredientes de esta receta están cargados de grasas saludables, además su preparación es fácil y rápida. Es deliciosa e ideal para esos momentos en los que el cansancio es capaz de hacer salir de la dieta a la más disciplinada de las personas.

INGREDIENTES1 aguacate, pelado y cortado en lascas 2 tomates margariteños, cortados en rodajas 1/2 taza de auyama (cruda) cortada en juliana 2 tazas de lechuga (las variedades de su preferencia) Algunas aceitunas negras 3 cucharadas de nueces trituradas – vinagre balsámico (unas gotas si se trata del original, un poco más si es el aclarado) – aceite de oliva – sal al gusto – un toque de pimienta recién molidaPREPARACIÓNColocar en una ensaladera la lechuga, luego el tomate y con mucho cuidado las lascas de aguacate. Tostar ligeramente las almendras y rociarlas junto con las julianas de auyama, las aceitunas y las nueces sobre los otros ingredientes. Aderezar y servir inmediatamente.

ADEREZO: En un recipiente mezclar bien el aceite, el vinagre, la sal y el toque de pimienta. En algunos casos me animo a agregar un poco de yogurt natural descremado.Nota: Conviene barnizar el aguacate con un poco de jugo de limón a fin de evitar que se ennegrezca. Fuente: Taller de Cocina “Recetas de 5, 10 y 15 minutos” Y. Fingal – Mayo 2000

 

El objetivo de nuestro Web es promocionar información relacionada a la estética, tips, novedades, calendarios de eventos esteticos, así como ofrecer a los profesionales de la materia la posibilidad de adquirir los productos  para este fin.Estos deben ser manejados por profesionales en la materia.

 

www.bellezaintegral.com

BELLEZA INTEGRAL

Un cordial saludo   del equipo de www.bellezaintegral.com     

 

 

Para información de productos y servicios, para problemas de este sitio Web, para información de ventas

 Copyright © BELLEZA INTEGRAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *